La cicatriz de Larrys Salinas

xz


El jueves 10 marzo de 2016 se convirtió en un día gris al conocerse la noticia del asesinato de Larrys Salinas, director de la Coral Integrada de Guayana, donde destacó por su trabajo con niños especiales, a los cuales les enseñó que ninguna meta es imposible, que la belleza se manifiesta de muchas formas más allá de lo que la mercadotecnia ha definido como lo hermoso.  

Larrys creyó ciegamente en sus proyectos sin alardes, sin populismo, sin esperar que los focos mediáticos lo alumbraran. Solo planificaba y creaba un mundo mejor por al menos 1 o 2 horas. Ya eso es mucho.  

Dicen que nadie es indispensable en la vida, pero vaya que Larrys Salinas hará falta, a sus niños de la coral, a su familia y a toda una ciudad sumergida en el caos de una violencia desmedida, necesitada de momentos de armonía.  

 Presentamos esta entrevista de personalidad (de hace 3 años) escrita para un trabajo universitario, donde nos retrata a este hombre que le calza a la perfección el adjetivo de GRANDE.

Sabemos que la forma de irte fue la más tormentosa, pero allá donde estás, allá en la eternidad en la que siempre creíste, está tu hermano Lerrys y mamá María esperándote con un piano de cola para que tu melodía alegre a todas esas almas que la violencia se ha llevado en Venezuela.

Por: Mariesel Dottor Ramos

Su voz es sinónimo de orden y serenidad. Es ambiguo pero con solo verlo él te transmite paz y unas ganas de esforzarte por magnificar aquello que haces. Quizá todo tenga sentido una vez que sabes que Larrys Salinas vive sumergido 24-7 en un mundo paralelo, rodeado de ángeles chiquitos, a quienes les pone un poquito de carácter y les enseña con un amor sorprendente a través de la música que todos somos iguales. Su mensaje: La integración.

Camina a paso veloz, contesta uno de sus teléfonos que ha repicado un par de veces, mientras que en el trayecto que recorre regala sonrisas a todo aquel que lo mira y le saluda.

¿Cómo están? Pregunta al público presente que aplaude luego de quedar extasiado al oír el coro celestial que dirige Salinas.

Un “Bien” a bajo volumen se oye en el salón.

Buuu…Eso no se oyó. Vamos a enseñarles muchachos dice con picardía el músico a sus niños, los niños de la Coral Infantil Integrada de Guayana.

De pronto un “¡EXCELENTE!” hace vibrar el salón y con una sonrisa en su rostro, Larrys vuelve a dar una lección: “Estos muchachitos no han descansado nada, estamos concierto tras concierto y aun así están excelentes, y todos debemos procurar siempre que nuestro estado sea excelente, porque estamos vivos y eso ya es un regalo de Dios, algo supremo y maravilloso”.

Fue luego de una escena similar que le pedí al ilustre director esta entrevista, una entrevista que recordaré por siempre porque fue en esa oportunidad la que él vio cómo esa niñita inquieta que cantó un par de veces en sus coros, se ponía su traje “profesional” e intentaba ser lo más formal para realizar unas cuantas preguntas a un hombre ejemplo para la sociedad guayanesa y venezolana.

Ponte serio que me pones nerviosa.

 Qué pasó María Cristina. Dime tranquila.

Lo veo como siempre y él mira como quien esculca el alma. La mayoría de los guayaneses lo conocen como “el director del coro de niños especiales”, y no es para menos. Los últimos 23 años ha dedicado casi las 24 horas del día a trabajar con la Coral Infantil Integrada de Guayana.

La idea de unir en un mismo coro a niños regulares con aquellos que tienen una condición especial, ya sea porque tienen síndrome de down, cáncer terminal, autismo, entre otros estados, ha hecho que la agrupación se haya convertido en referencia local, nacional e internacional. Entre los reconocimientos que ostenta figuran: Patrimonio Cultural Venezolano, Patrimonio Cultural Regional, Patrimonio Cultural de la UNEG, Orden Congreso de Angostura, Hacedores de Sueños del Rotary Club, Servidores Comunitarios, la Legión de Honor del Seniat y la distinción Premio a la Excelencia; y a nivel personal, Salinas fue postulado en el concurso Héroe CNN que otorga el canal de noticias durante el año 2012.

“Yenmember”, como le decíamos jocosamente en un coro que se formó con miembros SUD (Iglesia Mormona), por este momento se transforma en Larrys Salinas, el serio y disciplinado que todos conocen. Llega tan ajetreado que pasan unos minutos antes de que responda la primera interrogante.

Tengo que llamar a unos patrocinantes y cuadrar el próximo viaje a Margarita suena el teléfono otra vez y mientras presiona una tecla para desviar la llamada.  Los niños van a batir récord Guiness… este año tenemos demasiadas presentaciones y a cada rato surge una nueva propuesta, un nuevo compromiso.

Es increíble como este hombre estira las horas y hace rendir el día como pocos en un total trajín. Aparentemente él no descansa y si lo hace, no se sabe en qué tiempo. Lo bueno es que vive ocupado en cosas tan provechosas que a la luz se ven los resultados de su labor,pues lo cierto es que no hay obra social en Guayana en la que no sea partícipe él y sus niños.

¿El hábito de aprovechar el tiempo al máximo es algo que tus padres te inculcaron desde la niñez o que desarrollaste cuando empezaste en tu vida como profesional?

Yo diría que un poco de las dos cosas. Mi madre era una mujer muy ocupada, trabajaba en la empresa Sidor y con siete muchachos te imaginarás los malabares que tenía que hacer… Gracias a Dios mi abuela María siempre estuvo ahí para ayudarla a ella y a nosotros. Esas dos mujeres hacían de todo en el día, mi abuela en el hogar y mi mamá dentro y fuera. Ellas administraban su tiempo de una forma admirable y creo que desde muy pequeño eso me asombraba, y fue así que a través del ejemplo que ellas y mi papá me daban, fui adquiriendo y absorbiendo disciplina… creo que aprendí a exprimir el tiempo, que realmente en cualquier trabajo o disciplina es oro.

Pese a ser un profesor y jefe estricto que exige puntualidad en los múltiples compromisos que adquiere, sus familiares y amigos cercanos catalogan esta característica de Larrys como “una doble moral”, pues él en ocasiones pide y reclama lo que no da.

Cesar Salinas, el locuaz hermano menor de Larrys, me aseguró una vez que cada vez que ve a su hermano molesto porque un niño no llegó a tiempo a un concierto o un músico falló, no aguanta la risa. Relata que perdió la cuenta de las veces que Larrys ha dejado plantado a otras personas.

Yo me escondo para no reírme en la cara y dejarlo mal parado, porque son muchísimas las veces que Larrys pauta a una hora y llega 10 minutos antes de subir a escena, obvio eso no es porque él sea incumplido, sino que se mete en tantas cosas que no llega a tiempo a ningún lugar. Los chamos y representantes que se aguantan el trote de este director es porque les encanta y están comprometidos con la coral, tanto así que ignoran la impuntualidad de Larrys.

 Marcada diferencia

La cicatriz que atraviesa el labio de Larrys tiene su historia. Una caída y un vaso de vidrio fueron las causantes y aún a sus 42 años rememora el momento y su expresión es de dolor.  El trago amargo lo pasó cuando tenía apenas era un joven y pese a que le dejó una huella en su rostro, Larrys ve el lado positivo.

Durante más de 30 años fue la marca que sirvió para que me distinguieran… siempre me confundían con mi hermano gemelo, Lerrys. Nosotros nacimos para hacerle la vida feliz pero complicada a mi mamá ríe. Nunca tuvimos una marca, un lunar o verruga para diferenciarnos, éramos iguales y luego del accidente, nos empezamos a diferenciar y ya los juegos de intercambios entre gemelos no se nos daban tan bien. cuenta el músico.

Al hablar sobre su hermano gemelo, del cual solo los distinguía la actitud y el sentido del humor, Larrys eleva la mirada, busca un soplo de aire y luego que estabiliza momentáneamente sus emociones, señala que a Lerrys y a él los unían cientos de cosas y los desunían pequeñeces, sin embargo, sus discusiones y molestias no excedían más de un día en ser resueltas.

¿Qué era lo que generaba los altercados entre Lerrys y tú?

Tonterías. La política, él era tan opositor que su gata se llamaba María Corina ¡JAJAJAJA! Y otros aspectos como que él me decía que yo era un tonto porque hacía demasiadas cosas y muchas de esas no me generaban dinero o algún tipo de beneficio, pero a la final puedo decir que si hay alguien que fue mi mejor amigo, aún desde el cielo continua siéndolo porque hablo con él todas las noches, es mi hermano. Él siempre estaba ahí, teníamos diferentes formas de ver la vida pero ambos amábamos servir… él en la escuela de un barrio peligroso y yo en lo que hago.

La madre de los Salinas, doña Carmen, sonríe al hablar y contar anécdotas de sus hijos. Ella explica que cada uno tenía su personalidad marcadísima desde que llegaron a este mundo. “Mi muchachito Lerrys era el más obstinado y serio, mientras que Larrys siempre fue el más sensible y llorón”.

La madre del músico asegura que los últimos meses han sido los más duros para la familia y especialmente para Larrys, pues en el mes de septiembre del 2012 murió su abuela María la mujer que más ha amado—. Luego en febrero de este año su hermano: Lerrys.

Al preguntarle respecto estos sucesos que golpearon de pronto su vida, Larrys sonríe. Siempre lo hace cuando se pone nervioso y responde: “Creo que no había entendido qué era un corazón roto hasta ese momento… con mi mamá María fue duro porque no me pude despedir aunque estoy consciente que ella era una mujer de 100 años, pero con mi hermano… uff… desde febrero para acá yo estoy incompleto”.

Familias eternas

Entre tantos ensayos y conciertos dentro y fuera del país, Larrys confiesa que lo que más desea cuando está de gira es  llegar a su casa para ver a su familia, compartir con sus sobrinos “que cada vez están más grandes y malcriados” e ir a la Iglesia mormona a tocar el piano. Considera que la última actividad es la que le transmite más paz tranquilidad y en cierto modo lo hace sentirse más cerca de Dios.

¿Por qué mormón y no de otra religión?

En mi adolescencia me pregunté muchas veces lo mismo pero creo que la respuesta a tu pregunta es que porque no hay lugar donde me sienta mejor que entre los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (SUD). Sus principios es lo que han hecho que yo me esfuerce cada vez más por ser mejor y dar más y más. Soy de esta religión porque más que una doctrina es un estilo de vida y es la única religión que te sustenta con escritura que las familias pueden ser eternas y que estaremos juntos aún después de la muerte… eso es lo más importante estar con mi familia, con María y Lerrys en el paraíso.

La familia Salinas se caracteriza por tener un gran sentido de humor y el sarcasmo. El trato entre tíos, primos, sobrinos y abuelos es de lo más anormal y aunque la mayoría concuerde en que Larrys es el que pone carácter en la casa, saben que también tiene su locura interna, la cual de un momento a otro deja ver por medio de un chiste cruel o una pérdida de la compostura.

Estando aquí frene al ilustre director recuerdo como en una oportunidad que estaba junto a sus sobrinas en el comedor de la casa Salinas,  y en  ese momento Larrys tuvo un momento descontrolado que afloró carcajadas hasta más no poder. No lo olvidaré jamás. En esa oportunidad estaban haciendo el desayuno, era una sábado familiar, y él se preparó una arepa, uno de sus hermanos se la robó  y salió corriendo, y más atrás se le pegaron los demás, persiguiéndose como niños aunque tuviesen 37, 40 o 45 años.

Él se montó en una silla y cuando le vinieron a quitar las arepas empezó a tirárselas en la cara a todos y de ahí se inició una guerra de comida épica que dejó la casa de mi abuela Carmen vuelta un desastre pero nos unió aún más como familia.- Rememora una de sus sobrinas.

Así es Larrys : Feliz, pleno y esforzado en su casa y fuera de ella. Y es que a Larrys no le causa pena que su familia sea “loca y casi esquizofrénica”, más bien la disfruta y dice que en oportunidades se pone a su nivel, ya que eso lo desestresa. Aparte, asegura que ellos son un pilar en el trabajo que él viene realizando con los niños de la coral, pues cada uno de ellos le colaboran a él ya sea con el transporte, los alimentos, los instrumentos y detalles de última hora. 

larry

Complacencia y metas

Los ademanes serenos y exactos de Salinas dan la impresión de que calcula hasta el más mínimo de sus movimientos. Él viste elegantemente: Zapatos de punta, suéter y pantalón de vestir. Agradece con un gesto el piropo que le echo por conservar una apariencia impecable a tan solo ocho años de cumplir medio siglo, entonces se ríe y dice: “la edad la puedes dejar fuera de la entrevista… ¡Jajajajaja!”.

Los éxitos en la vida de Larrys son incontables y sin lugar a dudas el mérito es de él. Pero muy a pesar de que suda la camiseta bien sudada para obtener cada logro, Salinas desborda humildad y asevera que cualquiera en su lugar pudiese hacer lo mismo pero quizá algo divino lo pre-ordenó para que él cumpliera esta misión en la tierra. La suerte, el progreso y los triunfos, él los llama “bendiciones” y así le atribuye la responsabilidad a Dios.

¿Estás satisfecho con lo alcanzado en estos 42 años?

A nivel profesional con la música y el coro, hemos dado grandes pasos, pero aún nos falta mucho. El arranque ha sido hermoso, son muchas manos batiendo la mezcla. El coro ha permitido abrir muchas mentes en Venezuela. Somos referencia mundial y es la primera vez que no pedimos permiso para implementar un método de otros países.  A nivel personal me falta mucho, pero ahí vamos.

 ¿Con qué sueña Larry Salinas?

Con un mundo lleno de oportunidades, de igualdad, con que en cada país haya un coro integrado, que cuando nazca un niño especial la gente se sienta feliz y diga “yo sé que este niño va a ser cantante, va a ser artista, va a ser referencia”. El sueño más grande que tengo es construir una sede propia para el coro, también sueño con construir un lugar para dar clases, pero el precio a pagar será la integración de estas personas en la sociedad. Sueño con estar con mi familia por la eternidad, sueño con ver a mi hermano y abrazarlo y decirle: “cuánta falta me hiciste desgraciado”.

El tiempo en una conversación con Larrys pasa volando pero su agenda copada es la que marca el final. Nuevamente sueña el teléfono y está vez él contesta, debe irse, se despide…

¿Estamos bien María Cristina?

Sí, perfecto.

Bueno, chao pues, me la muestras después. Se despide Larrys y se pierde entre el tumulto de gente. Irá a cumplir con lo que él llama su destino divino…Traer paz a través de la música.

Yo quedo pensando, digiriendo lo conversado, saboreando las palabras tan llenas de vida que acabo de oír y hasta analizando qué si me estoy esforzando lo suficiente en mi día a día, si lo aprovecho si quiera un poco como lo hace él, se es el efecto que deja Larrys, quien lo conocí, lo sabe.

Nos vemos Yenmember Jesús, eres un GIGANTE.

++++++++++++++++++++

Una segunda oportunidad

Entre las diferentes presentaciones que ha programado en su trayectoria, el director Larrys Salinas, planificó una que dejó huella en su corazón. Les llevó alegría a través de melodías a los niños y jóvenes que se encontraban recluidos en el Instituto Nacional del Menor (INAM). Fue allí donde se encontró con tantos rostros y necesidades, con historias sorprendentes y con pequeños que cayeron en un foso de leones por tropezar una sola vez en el mundo delictivo.

Se animó a visitarlos consecuentemente y al fortalecer los lazos con unos más que otros, decidió darles lo que él llama “una segunda oportunidad”.

Ya van dos jóvenes que salieron de la cárcel de menores y fueron adoptados por la familia Salinas, viven en habitaciones que son costeadas por ellos y son ayudados en sus estudios y alimentados como si fuesen de la misma sangre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s